El padre de Amélie y sus postales es un nerd comparado con las cajas gourmet del mío.
Te aterrizo.
Me he hecho experta en fichar delicatessen para familiares perimetrados.
En San José (Día del Padre) al patriarca quería llevarle (metafóricamente ) a su norte querido y mi feliz idea fue encargar una cesta de productos gourmet.

Navegué a la deriva hasta que me deslumbraron los copies de una web Basque Country.

Fatal Error.

La llamada que acabó en master class

📞 Yo, tras 4 días de espera: ¿Qué hay de lo mío?

— Es que nos ha fallado el proveedor del txangurro. Estamos de mudanza, la web se ha colgado y…

Antes de que me suelte que su gato la ha palmado, meto un giro inesperado — ¿Tienes para apuntar?

1) Escucha a tu cliente.
2) Programa una cadena de emails decente.
3) Comunica tus incidencias con cariño.

Me reingresaron el importe basque country y tan amigos.

Entramos en DEFCON2

Hago scroll down por la landing de un restaurante.

Llega la segunda llamada.

📞 Al aparato una desperate daughter — ¿Puedo encargar ceviche y otras delicias para ahora mismo?
En horario previsto, recibo un wasap: Hola Marta, Pedido entregado ✔️ Muchas gracias por elegirnos 🌞 Nos vemos pronto (:
El agraciado padre me manda un selfie con las viandas. Le han regalado un aperitivo, un postre y una dedicatoria monísima.

¿A quién piensas que voy a recomendar?
Te voy pidiendo un Pisco Sour.

Esto es UX (User experience/experiencia de usuario)

Si tienes un negocio y no te estás currando la UX… vas a durar poquito.

Hay mil maneras de testear y analizar tu UX pero la orgánica es estar muy cerca de lo que dicen y lo que hacen tus clientes.

Cada queja o reclamación tienes que tenerla en cuenta y darle una solución rápida.