Yo compro, yo decido

¡Bienvenidas al mundo de los #ECOtruquis!
A raíz de escribir mis últimos artículos, voy descubriendo que el mundo de la moda sostenible es más complejo de lo que imaginaba y nadie mejor que Gema Gómez Directora de Slow Fashion Next para aclarar algunas dudas.

Me puse en contacto con ella (con cierta urgencia) y aunque es una de las mujeres con la agenda más apretada que conozco, no tardó ni un día en responderme.

Ella lanzó hace años una campaña con la que me siento identificada y que mete el dedo en la llaga del consumo.

¿Os dais cuenta de cómo nos están “castigando” últimamente a los consumidores?

Que si no sabemos reciclar, que generamos demasiada basura, que compramos a lo loco sin leer las etiquetas, que el aceite de palma es veneno ¿pues para qué lo ponen?, que el azúcar y otros polvos blancos son peores que la cocaína, que no consumamos productos procesados que también son caca y no se te ocurra meter el taper de plástico en el microondas que pareces nueva …

No digo que en parte lleven razón (yo hace tiempo que no consumo esas cosas), pero nos pintan como “el tonto, el feo y el malo” de una peli de miedo en la que acabamos cargándonos el planeta.

Pocos nos dicen que, en realidad somos el verdadero motor del cambio porque no olvidemos que nosotras somos las que COMPRAMOS y DECIDIMOS… parece una consigna feme del Tren de la Libertad ¿?

Los consumidores y las consumidoras (vaya lío con el lenguaje inclusivo pero a partir de ahora ya no voy a usar X ,#@ porque me han dicho que los lectores de voz para ciegos se confunden) somos las que estamos en la cumbre de la pirámide informándonos y estando mucho más concienciadas en sostenibilidad que la gente que nos gobierna.

Y después de este alegato tempranero, dejemos que hable Gema como experta en moda sostenible, que yo no soy más que una artista en busca de sentido. Emoticono doble guiño con la lengua fuera.

  • Antes de nada Gema, millones de gracias por tu cercanía y amabilidad. Se acerca el Black Friday y me gustaría hablar de tu campaña #YoCompro #YoDecido ¿Cuáles son los objetivos?

⇒Esta campaña, lanzada en las fechas de mayor consumo, tiene como objetivo por un lado hacer consciente a la gente del impacto que tienen sus compras puesto que al comprar están apoyando el modelo de negocio que hay detrás de su compra, y por otro hacerles conscientes del inmenso poder que tienen que cambiar las cosas apoyando a negocios responsables y que aporten valor positivo sin arrasar con recursos y personas.

Es una campaña dirigida a cualquier persona que consuma pero principalmente a mujeres con un poder adquisitivo medio ya que las mujeres son las que normalmente realizan las compras. Intentamos poner nuestro granito de arena para generar conciencia sobre la importancia de apoyar otro tipo de empresa más responsable y que genere empleo local.

  • Para alegría de todos, está aumentando la industria del slowfashion ¿eso quiere decir que la asociación de ropa ecológica = ropa más cara va desapareciendo? o ¿todavía queda mucho por hacer?

⇒Todavía hay camino por hacer en el tema del precio pero cada vez se acepta mejor que si un negocio está pagando sueldos, no está contaminando, está protegiendo los recursos y el medio ambiente es normal que llegué con un precio mayor además que por el tamaño de empresa más pequeño, suelen hacerse menos unidades y salir estas más caras.

Pero también ahí es donde radica lo importante de todo esto de tener algo que sea especial, que al ser producido haya ayudado a generar empleo de calidad que tan necesario es que no lo haya producido una máquina o una persona esclavizada, mientras que el diseño y la edición limitada de prendas busca la personalización.

  • Recientes estudios hablan de un aumento en el consumo de ropa fast fashion y comentas que hay robots como el Sewbot de Adidas capaces de fabricar 800.000 camisetas al día  ¿qué podría detener esta robotización?

⇒Como decía Buckminster Fuller “si crees que algo tiene que cambiar no luches contra lo que ya existe. Crea un modelo nuevo que deje al antiguo totalmente obsoleto”.

Los modelos de negocios creados en el siglo 20 sólo buscan el beneficio económico y toda su estructura está basada en eso.

Los modelos de negocio del siglo 21 buscan regenerar lo que han destruido estos antiguos modelos y crear bienestar para todos los habitantes de este planeta.

Hay planeta para todos y nosotros tenemos que saber lo que elegimos con nuestro dinero el tipo de mundo que queremos. Hoy leía un titular que decía “Etiopía, la industria 4.0 a 20 € al mes”, creo que ese tipo de titular roza lo inmoral. Los líderes del siglo 21 serán los líderes que creen negocio pensando en generar bienestar para todos y eso es posible.

  • En algunas conferencias te refieres al poliéster y te remites a estudios que hablan del peligro a la exposición prolongada al antimonio. Me interesa saber qué opinas de estas empresas que recogen plástico de los océanos para fabricar su ropa tipo Ecoalf.  Una puede suponer que cada vez que lavamos estas prendas seguirían emitiendo microplástico al agua, ¿es así?

⇒Este tipo de material se debería de utilizar únicamente para prendas que no están en contacto directo con la piel y que no van a pasar por la lavadora, como abrigos bolsos o zapatos.

  • ¿Es el Tencel el tejido del futuro?

⇒El Tencel es una fibra artificial proveniente de árboles gestionados FSC (Forest Stewardship Council). El Tencel puede ser una de las alternativas pero también hay que tener en cuenta que un árbol tarda un año en crecer un metro con lo cual no podemos lanzarnos a talar árboles sin más.

En sostenibilidad no existe el Santo Grial, existe una visión global y una aplicación local, con los recursos que existan en una zona concreta.

Hay materiales muy interesantes que están naciendo de residuos, como por ejemplo la hoja de la piña, la cáscara de naranja o los hongos… sí que es cierto que las fibras artificiales como el Tencel van a aumentar a nivel de producción pero también hay nuevas alternativas y otras materias como el cáñamo y el lino que cada vez convencen más.

  • ¿Para cuándo un sello mundial y transparente? Hay demasiados y los compradores nos perdemos, ¿existe ESE sello fácil de distinguir en la etiqueta y en el que podamos confiar?

⇒Desafortunadamente aún no existe ese sello. El sello GOTS (Normas Textiles Orgánicas Globales) o un Cradle to Cradle®(De la cuna a la cuna) son de los más interesantes pero es cierto que a nivel social se puede complementar con uno como Fair wear Foundation o Fairtrade, pero estoy contigo en que debería de existir un solo sello que regulara las cosas más fácilmente y que fuera más claro porque cada sello también es verdad que certifica una cosa diferente.

  • ¿En qué medida consideras que se están cumpliendo los Objetivos sobre Desarrollo Sostenible marcados por la ONU?. Los consumidores no encontramos por ningún lado esa “trazabilidad del producto” de la que hablan y por otro lado nos confunde que algunas empresas estén haciendo greenwashing (lavado de cara verde) ¿Qué opinas?

⇒En un mundo tan conectado y con tanto acceso a la información los consumidores pueden exigir más transparencia a las marcas a través de ONGs y organizaciones.

Por ejemplo en España tenemos a fashion Revolution Spain y también slow fashion next en el tema del vestir.

Pero igualmente animaría a los posibles clientes y consumidores que se pasen por mercados y markets de diseñadores emergentes, que se dejen seducir por los productos y sobre todo por las historias que hay detrás de cada producto. A este tipo de empresas le cuesta tanto hacer bien las cosas que está deseando contar lo que hacen.

  • Precisamente en España, ¿estamos preparados para la cuarta revolución industrial?

⇒En España en textil estamos todavía un poco obsoletos. Pero también es verdad que cuando está tendencia llegue, va a llegar con toda la fuerza porque es fácil invertir en maquinaria que sabes que vas a rentabilizar rápidamente.

Aquí yo solo puedo dar mi opinión personal y si lo puedo evitar nunca apoyaré un producto realizado por una máquina porque no lo veo necesario cuando todos tenemos los armarios llenos de ropa.

Vestirse ya no es una necesidad. Si me compro algo quiero que aporte valor como por ejemplo apoyar a una mujer que está criando a su familia como pasa en tantos lugares del mundo, o a un diseñador o diseñadora con una alta creatividad porque las máquinas nos hacen mediocres.

Sí las máquinas pueden producir la música como si fuera Mozart, ¿cómo van a nacer los descendientes de éste? En moda es igual, si las máquinas pueden hacer todo tipo de productos ¿cómo vamos a hacer para apoyar a la siguiente Coco Chanel?

Gema firma sus emails con una frase de Eduardo Galeano que define bien su filosofía como manifiesto de vida.

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” 

Tu Black friday no será tan black si te sumas al #Yocompro #Yodecido o a otras alternativas que encontrarás en éste artículo.

Puedes escucharnos y vernos EN VIVO a través de facebook life
#ECOtruquis en MADRESFERA Un jueves de cada mes a las 7:15 de la mañana.
O EN DIFERIDO.

También te podría gustar...