Almendros en flor

almonds

Algunas voces sabias, dicen de mi humilde persona que nunca me he tomado la vida en serio. No tengo intención de llevarles la contraria.

Ser pintor, escritor, fotógrafo o <lo que sea que hagas> no depende del pintor, escritor, fotógrafo o <lo que sea que hagas>

Son los demás los que tienen la torticera necesidad de etiquetarte. Son <los otros> los que se sienten incómodos ante una persona multitarea que se dedica a varias cosas (algunas incompatibles entre sí), a las que se supone más de una profesión, que no son especialistas en nada y a las que les pirra meter el hocico en todos los pucheros (y en todos los árboles, como el de la foto).

Algunos pensaréis que es complicado vivir como una humanista con los tiempos que corren, como atormentadas almas del Renacimiento aprendices de casi todo y maestros de nada… Pobres botarates… ¿Acaso desconocéis el delicado placer de saberse fuera de todo conjunto, subconjunto y condición?

Nadie es escritor por haber escrito un libro, ni pintor por haber pintado un cuadro, ni madre por tener hijos.

Ser o no ser, no depende de nosotros. Depende de <los otros> y a <vosotros los otros> os dedico mis letras, mis pinceles y mi crisis de los 45.

Este blog apunta maneras… Podría convertirse en una descomunal escupidera de locos… o no.

Veremos. Hoy Martes de primavera huele a flores de almendro.

También te podría gustar...