Tu ropa viajera

¡Bienvenidxs al mundo de los #ECOtruquis!

Ya hemos hecho nuestro armario cápsula y la ropa que no vamos a usar la tendremos en algún lugar de nuestra casa esperando a que decidamos ¿dónde llevarla?

En artículos anteriores os hemos dado varias opciones, desde la menos sostenible (tirar la ropa al contenedor de residuos orgánicos) a la mejor (depositarla en contenedores específicos)

¿Hace falta que repitamos que la industria de la moda es la segunda más contaminante después del petróleo? y que, ¿los españoles solemos tirar entre 7 y 10 kilos de ropa por persona/año?

Por si acaso no lo tenemos claro te regalo otra tanda de datos horripilosos:

  • Según las cifras oficiales del INE (Instituto Nacional de Estadística), cada español gasta al año una media de 557€ en ropa.
  • Los pantalones vaqueros es un básico y para su fabricación se emplean más de 3.000 litros de agua.
  • Se fabrican muchas más prendas de las que se acaban vendiendo.
  • La industria de la moda es responsable del 20% de los vertidos tóxicos a ríos y mares y del 10% de las emisiones de dióxido de carbono.

Imagina que ya estás lo suficientemente conciendado y te has inclinado por la segunda opción. Acabas de meter tu bolsa dentro de un contenedor similar al que ves en la fotografía. ¿No te pica la curiosidad por saber adónde irá a parar tu querida camiseta una vez que le has dicho adiós?

Eso mismo me he preguntado yo muchas veces y por eso he decidido entregar “en mano” mis descartes textiles.

Estuve indagando hasta que encontré una Asociación que no sólo recicla o reutiliza sino que además tienen un fin social. El amable Julio Cortés Coordinador del Proyecto aRopa2 me recibe y con él vamos a dar éste paseo.

¡Acompáñame!

Nos hemos citado en un polígono industrial y nada más entrar en su nave me abruma la cantidad de bolsas negras (tamaño XXL) que están apiladas en una gran montaña, aunque por raro que parezca no existe el caos que imaginaba y se mantiene un ambiente jerarquizado y ordenado similar al de cualquier otra empresa.

Julio me va presentando con orgullo a su equipo – Por cada 50 toneladas de ropa nosotros creamos un puesto de trabajo y ya somos once -. afirma sonriendo.

Las bolsas que llegan en pequeños camiones se sacan y se pesan antes de pasar al Primer Triaje donde se decide qué tipo de prendas están en condiciones óptimas para volverse a utilizar y cuáles no. Las definitivamente descartadas irán destinadas para trapos industriales o las triturarán para hacer borra o hilados.

Uno de los trabajadores abre una bolsa y algunos cubiertos caen sobre la mesa. Le miro sorprendida y Julio se encoge de hombros. – No imaginas la de “impropios” que llegan…

Llegamos al Segundo Triaje dónde cada prenda se revisa a fondo; que no falten botones, que las cremalleras no estén atascadas, que no tenga rotos… y la mayoría se higieniza en máquinas de ozono (un sistema, según dicen, más rápido y eficaz que el lavado tradicional. Funcional, saludable y respetuoso con el medio ambiente) por último se clasificará en cajas etiquetadas que se entregarán para fines sociales, se venderá en las tiendas oficiales de cada asociación o se enviará a otro tipo de organizaciones como Intermón Oxfam, en este caso.

En un colgador descubro un romántico traje de novia y Julio comenta que últimamente están trabajando mucho con algunas productoras de cine – En “La novia” película inspirada en las “Bodas de sangre” de Lorca, nos pidieron muchas camisas blancas -. Recuerda mientras me acerco a acariciar la calidad del encaje blanco. La tela y la hechura parece antigua y tengo la tentación de ponerme a revisar ese perchero vintage como en una búsqueda del tesoro.

Quizá sea buen momento para aclarar términos y diferenciar entre vintage, retro y segunda mano.

Para que algo sea vintage, juego de palabras que proviene del francés Vingt(veinte) y age(años) tiene que haber sido fabricado hace 10 o 25 años (no es todavía una antigüedad). Al principio se aplicaba solo a libros, muebles y coches pero hace poco se ha extendido a accesorios y prendas de vestir. La buena ropa vintage debe ser de primera calidad y algunas prendas pueden ser nuevas aunque también de segunda mano pero lo esencial es que sean exquisitas o incluso piezas únicas.
Cuando hablamos de segunda mano dejamos a un lado el concepto antigüedad y tampoco se hace especial hincapié en la excelente calidad del artículo. Por último Retro es todo aquel objeto, prenda o accesorio inspirado en tiempos pasados pero fabricado en la actualidad.

– A menudo llegan cosas de primer nivel -, Julio se acerca a una caja y me enseña una camisa de niña con la etiqueta colgando – ¿ves? sin estrenar – ,dice mientras me acompaña hacia otra caja que contiene zapatos nuevos.

Julio lleva varios años en esta asociación pero no deja de sorprenderse ante el exceso de ropa que tiramos.
Me llama la atención la diferencia que existe entre un montón de cajas y otro. Le pregunto por ello y su respuesta me petrifica: el 90% del material que trabajan es ropa de mujer, frente a un 5% infantil y el otro 5% que son prendas masculinas. Como fémina me avergüenza una estadística tan demoledora. ¿¿Estamos locas??
Es inevitable quedarse observando el inmenso montón de bolsas que casi rozan el techo de la nave.
Escalar esa montaña se aventura complicado y estamos muy lejos de alcanzar el ansiado Zero Waste (basura cero) por eso preferimos mirar hacia otro lado, aunque, por fortuna siempre hay acciones positivas: algunos colegios están empezando a incluir este lugar como visita didáctica y considero que es una buena medida para que nos enfrentemos desde pequeños a realidades tan incómodas.
Julio se despide afectuoso. Imagino que no quiere dejarme con la certeza inquietante de que no tenemos remedio y que si seguimos a ésta velocidad de consumo estamos desahuciados.
Antes de regresar a sus quehaceres me dice sonriendo con un brillo de esperanza en la mirada – Éste año hemos recibido casi una tonelada menos de ropa y podríamos achacarlo a ciertos factores, como la llegada tardía del cambio de estación o que hay más contenedores aparte de los nuestros pero no… Estoy convencido de que hay algo que empieza a resonar en las personas, hay un cambio de conciencia. Estamos empezando a consumir MENOS y a consumir MEJOR.
Espero que no te equivoques… susurro mientras otro camión entra en la nave.
RESPETA, RECICLA, REDUCE, RECHAZA, REUTILIZA, REDISEÑA y sólo así podrás RENACER
Puedes escucharnos y vernos EN VIVO a través de facebook life MADRESFERA 
Un jueves de cada mes a las 7:15 de la mañana.
O EN DIFERIDO.
 

También te podría gustar...