¿Qué hago con la ropa que no uso?

¡Bienvenid# al mundo de los #ECOtruquis!

Si has llegado a este punto y tienes muchos “descartes” de prendas después de haber hecho tu armario cápsula, mi más sincera enhorabuena pero hay que seguir adelante.

¿Estás contemplando tu montón de camisetas sin saber qué hacer con ellas?.

¿Sabes que si las tiras al contenedor acabarán en cualquier vertedero emitiendo gases y favoreciendo la contaminación?

No es buena idea y hay multitud de alternativas:

  1. Clasifica la ropa que no usas y recupérala (quita bolitas, lávala, cose algún botón) para que luzca con su mejor imagen. Puedes quedar con amigos en un trueque de moda, a lo mejor no consigues ningún tesoro pero la risa estará asegurada. Haz lo mismo con la ropa infantil, ropa de embarazo o con tallas que ya no vas a usar más y dásela a alguien.
  2. Súmate al mundo del ¡¡upcycling!! Se trata de suprareciclar dando a algo un valor superior del inicial. Te pondré un ejemplo: mi amiga Pilar de Una Oca Loca con las corbatas crea complementos deliciosos o yo misma recojo todo tipo de bolsas de plástico y hago mis giardinos. Hay empresas que van más allá y a partir de la basura plástica recogida en los mares hacen una hilatura con la que tejen prendas preciosas como Ecoalf. Pero ya hablaremos de este mundo de la moda upcycle cuando llegue su momento.
  3. A lo mejor eres fan del DIY (Do it yourself o hazlo tú mismo) y quieres divertirte customizando o puedes ir a tiendas donde podrán actualizar tus prendas en base a tu criterio.

  1. Si ya no quieres esa ropa de firma o prendas que están nuevas (¿has encontrado alguna con la etiqueta colgando? No es tan raro) puedes venderlas en las múltiples apps, poner un anuncio o incluso llevarlas a tiendas vintage que suelen comprar cosas bonitas y que pueden tener salida (algunas valoran por kilogramo de peso) lo normal es que no te den dinero en efectivo y te hagan un vale descuento.
  2. También esta asentándose un concepto relativamente nuevo que consiste en alquilar tu ropa (así te darán un importe cada vez que alguien la alquile) o que tú alquiles algo que te interesa para una ocasión especial. Como ocurre con los chaqués y fracs pero dando un giro de tuerca mayor. Son bibliotecas de ropa o modatecas y parece que funcionan fenomenalNo lo he probado todavía.
  3. También puedes llevar tu ropa a tiendas muy conocidas (H&M, Zara, Intimissimi…) que disponen contenedores al lado de las cajas o en la propia calle. Lo normal es que por cada bolsa o prenda te hagan un ticket descuento para tu próxima compra. No voy a entrar a debatir en lo sospechoso que puede resultar que empresas de alto impacto ambiental como el grupo Inditex estén lanzando estas acciones sostenibles y ya hay voces que les acusan de estar haciendo greenwashing (lavado verde) Según leo, Pablo Isla, presidente de Inditex, dice que el programa ‘Closing the Loop’ va a ser ampliado a China y aseguran haber recuperado 25.000 toneladas de ropa.
  4. Otra opción (por la que yo me he inclinado casi siempre) es llevar los descartes a una ONG que previamente hayas investigado y te dé confianza o depositarla en sus propios contenedores (rotulados) La mayoría de ONGs suelen tener sus puntos de recogida mapeados en su web y así puedes consultar el más cercano a tu domicilio
  5. ¡Ojo cuidado! con los contenedores “pirata” que suelen muy parecidos a los autorizados o que dejan en tu portal para que te sea fácil dejar tu ropa allí. Son cajas sospechosas y quienes están detrás acabarán vendiendo tu camisa de lunares en otros países o en mercadillos de segunda mano. Si tienes dudas puedes contactar con AERESS, Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria.  donde te aclararán cuáles son sus organizaciones adheridas con una misión ya no solo ambiental sino también social. Y si quieres averiguar el destino final de tu camiseta una vez donada te lo contaré en otro artículo y seguro que te vas a sorprender gratamente.
  6. Si vas a decidirte por el punto 4 y donar tu ropa a una ONG recuerda que no suelen aceptar ropa interior (bragas, calzoncillos, etc) y es un problema porque esas prendas suelen acabar en la basura mezcladas con un montón de restos “impropios” y de allí no saldrán. El grupo Calzedonia (propietario de Intimissimi) da una alternativa y permite depositarlas en sus propios contenedores en asociación con la empresa alemana I:CO que gestione esos residuos.Por cada 5 piezas depositadas (también ciertas prendas de punto), sin necesidad de compra, ellos te dan un cupón por valor de 10 €.

Como ves, tienes opciones respetuosas y sensatas donde depositar tu ropa porque lo principal es que ningún tejido acabe en el contenedor.

Aprovecho para pedir a quien corresponda que hay muchos barrios que todavía no disponen de contenedores específicos para ropa y que deberían facilitarnos esta labor un poquito más.

Y si todavía no estás convencid# Aquí te sirvo otra tanda de datos horripilantosos :

  • Cada año se producen 100.000 millones de prendas en el mundo.
  • La industria textil facturó un billón de dólares en el 2002, en el 2015 llegó a 1,8 billones, y para el 2025, se calcula que superará los 2,1 billones, según el informe de Greenpeace ‘Timeout for fast fashion’.
  • La ropa es de una calidad tan pobre que su vida útil se reduce a la mitad.
  • El 60% de las prendas tienen poliéster, muy difícil que se degrade.
  • Ni los países del Tercer Mundo a quien enviábamos esa ropa la quieren porque ya les sale más barato comprar ropa nueva de China.
  • Si seguimos a este ritmo de consumo, no habrá lugar para depositar tanta ropa vieja.
  • Está demostrado que si usamos nuestras prendas como mínimo dos años, se reducirían las emisiones contaminantes un 24%.

RESPETA, RECICLA, REDUCE, RECHAZA, REUTILIZA, REDISEÑA y sólo así podrás RENACER

Cuando hayas donado tu ropa y disfrutes del espacio que tienes ahora en tu impoluto armario cápsula puede que necesites comprar algo pero como ya hemos sembrado la duda razonable de lo que ES y lo que NO ES SOSTENIBLE puede que te estés preguntando… y ahora… ¿dónde me voy de compras?

También en este sentido hay muchas alternativas.

La Slowfashion está AQUÏ.

Algunos de éstos #ECOtruquis los puedes seguir en los canales de @madresfera porque un jueves de cada mes lo dedicamos a desayunar de manera sostenible y nos podrás seguir en directo a las 7:00 de la mañana.

También te podría gustar...