¿Qué es una modateca?

¡Bienvenidxs al mundo de los #ECOtruquis!
Taimyr Faye, tiene 25 años y se aprecia en ella el entusiasmo contagioso de cualquier emprendedora pero también hay serenidad en sus gestos, como si hubiera asumido que su proyecto no es sencillo precisamente.

Y es que el mundo de la moda, es tan cambiante e imprevisible que se le considera uno de los nichos de negocio más arriesgado, aunque presumo que a ésta joven innovadora le va a ir muy bien.

Taymir me cuenta que estuvo algunos años viajando por Europa y viviendo en Escocia pero hace poco regresó a la ciudad que le vio nacer y se lanzó a abrir la primera modateca en España. Un concepto muy nuevo del que hay escasos referentes. Que yo sepa sólo hay otras dos en Alemania y una en Holanda.

Pero ¿qué es exactamente una modateca?

Biblioteca proviene del griego (‘biblíon’, ‘libro’) y θήκη (‘théke’, ‘armario, caja’) por tanto y sin rompernos la cabeza, estamos hablando de una biblioteca de la moda con algunas particularidades.

Taymir se acerca a un perchero y saca un vestido. ¡Es una joyita! dice señalando la etiqueta. No tengo ni idea de quien será el diseñador ese que tanto le gusta pero leo que la fabricación es nacional y me agrada.

Durante un rato, acariciamos todo tipo de prendas mientras me habla de cómo elige los tejidos sostenibles y se esmera en seleccionar la producción nacional, el patronaje, las últimas tendencias, la estampación y la calidad de la costura. Se nota que ha estudiado diseño de moda y en algunos términos confieso que me pierdo, pero es buena maestra.

La Fundación Ellen McArthur estima que en el 2050 tendremos 22 millones de toneladas de microplásticos en nuestras aguas, generados por el lavado de nuestra ropa.

Como con otros millenials no es la primera vez que sale en una conversación su gran preocupación sobre la contaminación que produce la industria de la moda.

Por fortuna, siempre hay quien se compromete a replantear los negocios desde la raíz, por eso decidió regresar a su Zaragoza natal y abrir este coqueto espacio tan cargado de sentido en los tiempos que vivimos.

El mayor valor de la moda sostenible es su transparencia.
El modelo de negocio, si lo pensamos, de sencillo se cae por su propio peso.

Consiste en alquilar la ropa durante una semana, devolverla y repetir la operación hasta que una se canse. De ésta manera nuestros armarios seguirán siendo lugares en los que el aire es protagonista.

Si ya tienes tu armario cápsula (aquí tienes la guía) llevarás tiempo sin comprar al tun tún y estarás concienciada con tu poder como consumidora pero hay eventos que no podemos preveer y tendremos que reaccionar de una manera eficaz y sostenible.

¿A quien no le puede surgir un cóctel en el Ritz, una entrevista de trabajo, una cita especial o un besamanos con los embajadores? Pues tendrás que patearte mil tiendas (con la ansiedad que eso produce) o buscar a lo loco en Internet y es muy probable que no encuentres el outfit que deseas.

En esta carencia se apoya precisamente Taymir para resolvernos la vida en un pispás y con tres valores añadidos.

  • Como experta en moda que es, te puede asesorar (a mí eso me vendrá de perlas)
  • Si no quieres moverte del ordenador puedes visitar los modelos en su web que mantiene bien actualizada.
  • Y te dan la opción para que llevártelo a casa o a tu trabajo.

¿Más facilidades? ¡Imposible!

Imagino que estarás pensando en que todos estos servicios son incompatibles con nuestra economía ajustada pero todo está pensado en ésta modateca tan chula.

¿Qué coste tiene?

Tienes tres opciones:

  1. Te haces socia de la modateca (puedes ser plata, oro y verde) y vas sumando puntos que canjearás al alquilar una prenda. Y si te pasas de puntos abonarás una pequeña cantidad casi simbólica porque se aleja muchísimo del coste real que tendrías que pagar si quisieras comprarla. Consulta aquí sus opciones de socia.
  • Suscripción verde slow: 150 puntos semana por 10 euros
  • Suscripción oro:  250 puntos por 35 euros al mes
  • Suscripción plata: 150 puntos por 25 euros al mes
  1. No te haces socia, pero eso no te impide alquilar tus prendas. La diferencia es el precio de alquiler que siempre será menor comparado con la compra.
  2. También hay una última opción para socias: el Co-armario que consiste en donar tu ropa a cambio de puntos que te darán cada vez que alguien la alquile. Cuantos más puntos, más posibilidades de acceder a tu vestido megacool. Y tampoco hace falta que vayas físicamente a la tienda sino que te permiten enviar tu propuesta de tu prenda online rellenando un sencillo formulario, donde se valorará lo que ofreces y te darán respuesta.

Y si te enamoras de algo mucho muchísimo también tienes la opción de comprar, aunque esa no sea la idea principal. Lo bonito de este concepto de préstamo es que las prendas entran en el circuito de manera circular y no se quedan atrapadas en un único armario. De esta forma podemos seguir siendo fieles a nuestro compromiso minimalista y estar estupendas en cualquier ocasión.

A diferencia con una tienda de segunda mano aquí el rasgo distintivo es que encontrarás prendas de primera calidad  originales y exclusivas (no busques camisetas de poliéster). Aquí descubrirás prendas ‘vintage’ y marcas independientes como Shiwa, Crisálida o La Casita de Wendy.

Un ejemplo de este espacio sería Casa Gerardo en Madrid que lleva más de 50 años alquilando chaqués y otro tipo de atuendo para bodas y es un negocio que ha capeado cualquier crisis. La modateca sigue ésta línea de alquiler pero no se limita a noches de fiesta o a saraos de taconazo sino que lo extiende a la realidad cotidiana de muchas de nosotras.

De hecho, la mayor parte de sus socias están comprometidas con el medio ambiente y el consumo responsable siendo éste uno de sus mayores atractivos. Algunas incluso son “slow fashion it girls, ecobloguers populares que convierten en tendencia muchas de las prendas que visten.

El boca-oreja está siendo vibrante porque sus clientas presumen de la ropa de la modateca. ¿Hay mayor garantía de éxito?

La mañana en la que Taymir y yo nos citamos, llevaba mi agenda apretada y no tuve ocasión de probarme nada, pero os confieso que con gusto habría elegido varias cosucas.

Sabéis que en mis artículos ecotruqueros me he comprometido a hablar únicamente de aquello que pruebe en carne propia, así que pronto os contaré mi experiencia porque le he echado el ojillo a una falda espectacular con el estampado de un cuadro de mi querida Artemisia Gentileschi, fascinante pintora del Barroco. Una de las faldas-joya de la diseñadora Maldita María de quien os hablaré muy pronto.

Y si tienes 27 minutos para aprovecharlos bien, te invito a ver el documental “Cosiendo el mañana” – Sustainable Fashion Film porque te aclararán muchas dudas.

No esperes más y visita la modateca en KABUKY Shop, calle San Félix, 2 Zaragoza 

Puedes escucharnos y vernos EN VIVO a través de facebook life MADRESFERA 
Un jueves de cada mes a las 7:15 de la mañana.
O EN DIFERIDO.

 

También te podría gustar...